- DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS -
No esperes nada especial de mí, y no te decepcionaré. Ése parece ser el secreto de la felicidad: en general, no equivocarte al elevar tus propias expectativas.

Al adentrarte en este blog, tan sólo advertirte que (suelo, prefiero y) me gusta pensar y opinar por mi mismo; lo que a veces no recuerdo muy bien es en qué orden se debe realizar ese proceso. Y claro, ...así me va. Aunque últimamente y con los años, procuro "controlar" cierto orden en todo esto, la verdad es que no siempre lo consigo. Unas veces pienso lo que digo y otras, digo lo que pienso. Discúlpame en estos últimos casos; ten presente que yo procuraré hacer lo mismo contigo.

Una cosa más: como supongo que sabréis por vuestra propia experiencia, inexorablemente llega una hora de la madrugada en la que, como en esos antros habitados por gente "impresentable", hay que irse del "chinguirito" o del pub .... Eso, o quedarse, pero siempre teniendo en cuenta las especiales circunstancias que empiezan a concurrir. Es cuando ya no distingues un gintónic de un Dyc con cocacola ni por la luz ni por el sabor. Es cuando quienes parecían, en principio, poco agraciad@s físicamente empiezan a tener visibles virtudes. Algo así como si los dioses te soltaran una indirecta: "venga chaval, que ya está bien ...".

Bueno, pues algunas veces tengo la sensación de que la creación de este peculiar blog es fruto de esos momentos de "chinguirito". Quizás por eso, la mayor parte de lo que encuentres en este peculiar lugar para la reflexión introspectiva es absolutamente arbitrario y accidental, con ese sano espíritu que unicamente suele emanar de los lujos de la Realísima Gana. Por lo tanto, se evidencia que aquí no hallarás razones para la ecuanimidad, para el estricto rigor o para la exactitud ni, me temo que mucho menos, demasiados motivos para el provecho personal.

Si ya decidiste quedarte en este garito un instante más, (que sepas que te lo agradezco pero) ten en cuenta todo lo anterior para no llamarte a engaños. Recuerda que: para lo edificante, ya están las constructoras; para las doctrinas, los salvadores de patrias; para el pensamiento único, las dictaduras; y para las risas, los monólogos de comediantes. Aquí sólo encontrarás ideas, equivocadas o no, mostradas con seriedad o con la "guasa" que me proporcionó mi cigüeña, derivadas de un mayor o menor grado de desnudez implícita; pero eso sí, salidas casi siempre del corazón, con pretensiones honestas y, las veces que se pueda,
bienintencionadas, respetuosas y nada dadas al puro adoctrinamiento.


no obstante, publico alguna otra cosa ¡¡¡ aunque sólo sea por puro equilibrio emocional !!!

viernes, 17 de mayo de 2013

(II) YO, ese alguien ..... Ahora vas y lo cascas


PARA VER LA PRIMERA PARTE ..... CLICK AQUI



- EL HOSPITAL -

- ¿Siiiii? (cuando contesto al teléfono, casi siempre digo esto. Positivo que es uno)

- Le llamo desde el hospital (tum-tum-tum el corazón se me acelera y el cerebro se me expande pensando que puede ser una buena noticia, ...... o que alguien querido por mi, tiene problemas)

- Si, dígame (sigo aun positivo y ya expectante)

- Estaba esperando que le llamáramos para una intervención, ¿no? (en este punto compruebo que me llaman para darme una buena noticia, para decirme que me van a abrir en canal)

Me preguntan si soy talytal, si vivo en talytal calle y si mi teléfono es
talytal también. Pasados los tramites burocráticos de rigor y que tanto les gustan a la administración, yo creo que les pone, pasamos a hablar de lo esencial.

- Tenemos previsto operarle el próximo día tal (tres días mas tarde) y debe estar en el hospital a las 8 de la mañana (¡¡a las ocho!! vaya madrugón, pensé; bueno mejor, así no me da tiempo a ponerme nervioso; paso del dormido y sin el café matutino, a la mesa de operaciones sin darme apenas cuenta). ¿Le viene bien? (Bueno, todo lo bien que le puede venir a uno esta serie de cosas;  ....... y sin esperar respuesta prosigue). Recuerde traer su carnet de la Seguridad Social y cualquier documentación relativa a su dolencia. Venga duchado y listo para la operación. Será temprano.

- Descuide, ese día TAMBIÉN me ducharé. Lo que no le puedo prometer es acudir "listo para la operación". Lo siento, no tengo experiencia. Envían manual ¿o qué?

- jajaja (risa floja entre protocolaria y de "que cachondo eres, jodio")

- ¿Me aconseja alguna cosa ante todo esto?

- Bueno, nada especial. Venga en ayunas desde la noche anterior, traiga su aseo personal, su móvil si quiere, y cualquier cosa que considere necesaria. Venga tranquilo y acompañado por alguien por si acaso

- (¿por que dice "por si acaso"? que pensé yo, pero no hice mención de ello) ¿Y alguna cosa mas?


 
- No, nada mas. Mire apunte este numero de teléfono, el talytalytalytal; y yo soy Mari Carmen (mira, como la Virgen del Carmen; no pude evitar acordarme de ella. Mi madre era muy devota de ella). Si tiene alguna duda llámeme. Adiós buenos días


- Adiós (no le dije buenos días porque no sabia todavía si lo eran o no)

A los pocos minutos de colgar ya tenia tantas dudas que pensé en llamarla, pero luego lo pensé mejor y no creí oportuno que la chica se tirase toda la mañana charlando conmigo por teléfono. Así que lo dejé. Mejor andar con dudas posibles que con realidades ciertas. Pasa como con las personas, mejor imaginártelas en pelotas que verlas efectivamente.

Hay que ver como es la mente humana (la del cucaracho no la tengo muy estudiada, la verdad). Desde que supe un mes atrás aproximadamente, que me llamarían para darme día y hora, como a los del Pasillo de la Muerte en las cárceles de los estados "jodidos" (de los que matan) de Norteamerica, no había parado de recabar información sobre la operación que me iban a realizar y a preguntar a familiares y amigos sobre posibles experiencias suyas. Incluso, y precisamente por

esa borrachera de datos creo yo, venia soñando día si y día también con que una extraña sudaca (dicho con cariño,eh; es que en Madrid estaban echando de los hospitales en esos días a todos los médicos mas experimentados y arios) me perseguía vestida de impoluto verde-hospital a través de un pasillo larguísimo y agotador, con unas enormes tijeras y gritando mi nombre. Que yo decía: Pero bueno, ¿como sabe mi nombre esta mujer? Si no nos conocemos de nada. Que pasa ¿que de una lista que le han dado, ha escogido el mas corto? 

Definitivamente, el exceso de información puede a veces hacer mas daño que la ignorancia mas absoluta. Había visto por internet el aparato (por decirlo de alguna manera) que usarían en la operación y que creí habérselo visto usar a un fontanero una vez con mi fregadero; había visto en un vídeo todo el proceso que harían con el; e incluso sabia de plazos y de efectos secundarios. Me pase esos tres días llamando por teléfono, mandando correos, colgando información en muros de aplicaciones sociales y whatsappeando para anunciar la buena nueva.

Pues bien, cuando pasaron esos tres días, que me resultaron muy cortitos, llego el día D y la hora H menos cuarenta minutos. Había quedado con mi Pobrehermanomayor que yo iría en taxi, que acudiría una hora antes y que el me esperaría en la puerta. Los dos sabíamos que, de esas tres determinaciones, solo se cumpliría la primera (o ni siquiera esa)

- Hola Pobrehermanomayor, ¿donde estas?

- Pues yo estoy aquí, en el hospital con Pobrecuñada. Lo que ya no tengo tan claro es si estamos en la puerta correcta. Aquí hay un montón de puertas y carteles. ¡Que barbaridad!

- Bueno, yo acabo de coger un taxi y voy para allá pitando (de pito; nunca mejor dicho)


- Pues tengo entendido que en tu recorrido hay un atasco de tres mil pares de narices. No, si vas a llegar tarde. Ya veras

- Pues aun no lo sé. El atasco no lo vislumbro aun. No obstante, no te muevas mucho que tu eres un tanto inquieto y sin GPS te sueles perder jaja

- Ya, ya. Por lo menos, y hasta que llegues, voy a tratar de buscar el servicio de admisión y eso que llevaremos adelantao. Pobrecuñada te seguirá esperando en la puerta principal o esa que creemos que es.

- Vale Pobrehermanomayor. Hasta ahora. Un beso


Cuando llego, lo hago quince minutos tarde y sudando a chorros por la carrera (la del taxi no, la mía) y me acorde de mi amiga Mari Carmen, la que me aconsejaba tres días atrás la ducha matutina y estuve por llamarla. Pero dije, no, mejor no perder tiempo. Encima de las escaleras de la puerta principal, que era el punto convenido, me espera mi Pobrecuñada  y mi Pobrehermanomayor pulula con el móvil en la oreja por aquellos pasillos laberínticos. No sin cierta dificultad encontramos la planta -1 que es la que buscábamos. Buscamos el dichoso servicio de admisión  y notamos que la puerta está cerrada a cal y canto. Que no admiten a nadie. Un coro de espectadores nos gritan: hay que coger el numerito. Anda mira, como en el carnicero (no se me ocurrió otro gremio). Y cogemos el dichoso numerito. El 67.

Nos disponemos a esperar y hacemos aquella operación aritmetica que siempre se hace con un numerito de esos en la mano. El de la resta
para determinar cuanto nos queda. Concluimos que bastante y nos sentamos. Yo, concretamente, me siento en el único asiento desde el que no se ve el panel de la cuenta atrás gracias a la columna y confío en la buena vista y la visión de mis acompañantes. Ni que decir tiene que estábamos en lo que se llama técnicamente sala de espera. Un lugar donde el tiempo se ralentiza, donde los asientos se te clavan y donde, le preguntes a quien le preguntes, tiene mas y peores dolencias que tu. Cuando uno llega a una sala de espera de un hospital todos los que están allí sentados se transforman en "rivales". Estaban allí antes que tú, se relacionan contigo como si tuvieran mas derechos que tu y ya saben algo mas que tu de como va el proceso. 

Enfrente de mi se encuentran, sentadas también, tres señoras (bueno, o dos señoras y una chica; o dos chicas y una señora. Si alguna hubiera llevado un moño a lo Betty Missiego, me lo hubiera puesto mas fácil pero no tan entretenido). El caso es que sus edades estaban comprendidas entre 30 y 60 años, pero tenían la misma cara. De ahí deduzco que, a menos que sea una casualidad del azar, van a ser familia. Tras un estudio pormenorizado de caras, gestos y relaciones deduzco que se trata de dos hermanas y una madre (o tres hermanas si sus padres se tomaron un paréntesis de 20 años). Lo que no me queda claro es quien de las tres es la paciente. Una maleta tipo trolley se pasea de rodillas en rodillas nerviosamente. Ellas clavan sus ojos en mi, que soy quien mas las mira, y parece que están determinando lo mismo que yo. Pero lo tienen mas fácil. Esta claro que yo soy el paciente porque mi ajuar no pasea y tengo papeles en la mano; y esta claro que somos dos hermanos y una mas, porque mi Pobrehermano (dicen) que se me parece (o yo a él) y mi Pobrecuñada, para nada. Una vez resuelto el enigma de mis espectadoras, procedo a descifrar otro no menos interesante: el del código de colores de los uniformes hospitalarios. ¡¡Que malo es el aburrimiento!!. Ya llevo estudiados varios tonos cuando escucho ...... El 67. Uuyyyy ese es el mio.
  
Y ala, a correr para adentro, a ver que me dicen. Me persigue mi Pobrehermanomayor y nos sentamos frente a una funcionaria que nos espeta:


-¿Y quien es el paciente?


- Yo

(me mira y, sin pausa alguna, se pone ha hacerme una ristra de preguntas identificativas que riete de las de la Guardia Civil; y tras las preguntas de rigor ....)
- ¿Y tiene alguna alergia?

- No

- ¿Seguro?

- Se lo prometo

- ¿Y alguna intolerancia a algún medicamento?

- Tampoco

- ¿Seguro?

- (osea que no tiene la menor duda de que de los dos, yo soy el paciente, y sin embargo no termina de creerse que ni soy alérgico ni soy intolerante. Que pasa ¡¡¿tan desmejorado estoy?!!; No estamos empezando la relación con buen rollito, eh) Vamos a ver, ¡¡ si lo sabré yo!!. Prométeselo tu también, Pobrehermanomayor.

- (ella con lo suyo) Tenemos que ponerle una pulsera identificativa

- ¡¡Anda mira, como las del Festival de Benicasim!!

- jajaja (todas las funcionarias se ríen igual; deben hacer el mismo cursillo)

- Se operará usted en el tercer turno

- (como en los toros, seré el tercer lidiado) Y eso ¿para cuando será?

- Pues no se sabe, depende de lo que tarden con los dos anteriores

- (el razonamiento me pareció contundente, aclaratorio no, pero contundente si ...... y poco o nada rebatible) Ya, claro

- Ahora le asignaremos una habitación  y, cuando vaya al punto de control correspondiente, le darán mas instrucciones

- (que no acabe en 13, porfa; que no tengo mucha suerte con el
dichoso numerito) Vale, como usted diga (aquí yo andaba disciplinadito ante las espectativas del "sorteo" de la habitación. Cualquiera que me conozca mínimamente sabe que suelo ser mas beligerante con las funcionaras de turno, ....... sobre todo si tienen bigote)

- Su habitación es la 615, en el ala izquierda, en la sexta planta y en Urologia. Suba y póngase a disposición de la enfermera de turno en el punto de control B de dicha planta

- (Uuyyyy 615, por dos) Ok, muchas gracias señorita (no sé porque le dije señorita; tenia ya mas de 60 años -creo-. Supongo que supuse que, con la cara que gastaba, no habría encontrado compañero en su dilatada existencia, porque simpática lo que se dice simpática, tampoco era)


Bueno, llegados a este punto convendría aclarar el porqué de mi visita hospitalaria. Resulta que ya llevaba unos meses sufriendo unos cólicos nefríticos bastante desagradables. Uno llega a acostumbrarse a ellos, pero siguen siendo desagradables. Sobre todo por la oportunidad y cadencia con la que se dan las crisis. Recuerdo una, especialmente memorable, que se dio veinte minutos antes de que degustara las uvas con las que se celebraría la entrada del 2013 (feo numero, ¿ves?). Total, que después de múltiples pruebas medicas (de todo tipo y condición - algunas repetidas incluso-), de numerosas asistencias a las urgencias de los hospitales madrileños, de haberme sacado sangre tropecientas veces y de haber miccionado ya en todo tipo de envases y lugares, me encontraba allí para que me extrageran una piedra relativamente pequeña que se alojaba en el uréter derecho a mitad de camino entre el riñón y la vejiga; y no solo para eso, también para ver que se podía hacer con otra piedra de triple tamaño que la anterior que estaba en pleno riñón y sin ganas de moverse, por lo visto. La operación consistía en introducirme un aparato sofisticado (y demoniaco para mi) a través de la abertura situada justo en la puntita puntaza (que carajo!!!) de mi apéndice sexual y con el cual extraerían la piedra pequeña y durmiente o vaga. Me decían, y yo lo vi en internet, que el dichoso aparato parecido a un desatascador dispondría de luz, láser y pinza en su punta. Y yo me preguntaba ¿como diablos van a meter todo eso por ahí? ¿Comprendeis ahora mis encontronazos con la sudaca en mis pesadillas?
 
Después de un arduo peregrinar por la planta sexta, sin saber muy bien si nos encontrábamos en el ala izquierda o en el ala la derecha (los carteles no aclaraban, la verdad. "Esta usted aquí". Pos vaya aclaración; claro que estamos aquí. Lo que no sabemos es como ir allí, al "punto de control correspondiente", el B concretamente) pasamos por un sitio que rezaba "Urología". Y me dije: caliente, caliente. Estamos en la famosa ala izquierda. Ya solo faltaba encontrar el dichoso punto de control B, a ver si allí ponían un poco de eso, de control, a nuestras vidas. Decir que mi Pobrecuñada es enfermera, pero de otro hospital. Fuera de su hábitat natural, su lugar de trabajo, una enfermera esta tan pez como cualquier hijo de vecino. Yo, al menos, no la di ni la demande ningún tipo de responsabilidad en todo esto (pobrecilla, bastante tiene ya con tolerarme). Llegamos a un sitio que parecía una recepción de hotel, pero no como éstas, sino sin nadie detrás del mostrador. Cruce los dedos a la espera de que se tratara del punto B. Porque podía ser el B, o el A (o el C, o el D, o el ...., ¡sabe Dios cuantos puntos de control caben en la sexta planta de un hospital grandisimo!). Al rato aparece una chica que nos mira como quien ve llover y sigue a lo suyo. Unos minutos después debió caer en que, si estamos allí y mirándola, seria por algo y se atrevió a decirme (a mi, que la miraba con la mandíbula mas desencajada y entreabierta aun que mis Pobrefamiliares):

- Hola, les puedo atender en algo

- (¡¡como que si puedes!! ¡¡Debes!!. Ya llevamos un ratito observándote, criatura. Ya le iba a decir que me pusiera una copa, pero las neuronas sensatas hablaron antes que la díscola) Pues si, es que vengo a ingresarme porque me van a operar.

- ¿Y que le pasa?

- Pos lo dice aquí, en uno de estos papeles. "L-i-t-i-a-s-i-s  u-r-e-t-e-r-a-l  d-i-s-t-a-l  d-e-r-e-c-h-a". ¿Lo he dicho bien? Ah, y por cierto, ¿es este el punto de control B de la sección de Urologia del ala izquierda de la sexta planta de este hospital?


- Si, este es. Y si, lo ha dicho bien (¡bravo!, dos respuestas acertadas.
Paso a la Final, creo). Le han asignado la habitación 615. Les acompaño.

En este momento eché de menos no haber traído un chusco de pan (por aquello de ir tirando migas). Había traído muchas cosas (bueno tampoco tantas) pero, lo importante, las migas de pan, pues no, eso no. Note como la primera habitación que me crucé era la 212 y me inunde de jubilo. La 615 no podría estar muy lejos. Era la última de ese pasillo y tenia una puerta amplia. Entramos y, sin tiempo de echarle el mas mínimo vistazo me dice la enfermera/botones:

- Y ¿cuando lo operan?

- (pos si no lo sabes tu, ya me dirás. Pero otra vez se adelantaron las neuronas sensatas) No lo se; me han dicho en el tercer turno.

- Ahhhh, en el tercer turno. Entonces tiene tiempo (tiempo ¿para que?,
¿para irme y volver?, ¿para hacer crucigramas?, ¿para ponerme nervioso?, ¿para hacer calceta? ¿es que efectivamente me va a traer aquella copa? .....). Tiene que ponerse esto (nunca mejor descrito: esto; que era como un batín blanco), ahora le traerán una toalla y una esponja para que se pueda duchar (que manía con mi higiene, aunque si bien es verdad, lo necesitaba por saludable, por relajante y por ir ya sudado), tiene que hacerlo con esto. Venga acá (me lleva al baño), con esto que se llama Betadine y apúrese que nunca se sabe cuando lo vamos a llamar.

- ¿Y cuando me llamaran?

- Pues no se sabe, depende de lo que tarden con los dos anteriores

- (el razonamiento me pareció tan contundente como antes e igual de aclaratorio; me maldije por haber caído de nuevo en la trampa) Ya, claro.


- Ah, y estará solo. En principio, no tenemos previsto ocupar la otra cama

La habitación que tienen destinada a mi estancia es como todas las de hospital. Blanca, de techo alto y desangelada. El mobiliario es, como dicen ahora, minimalista. Yo prefiero llamarle de minimo mobiliario, pero bueno. Esta ocupada por dos camas, dos mesillas con bastante uso a primera vista, dos armaritos sin llave, dos sillas convencionales, dos butacones abatibles como de polipiel, de esas tapicerías en las que si te sientas directamente con tu piel te pegas, y si te sientas sobre tu ropa, te escurres, y dos cabeceros de esos con pulsadores, luces y ganchitos. Todo a pares, claro. Mi cama parece absurdamente pequeña en esta habitación tan amplia y es del tipo psicodélico, con palancas, garfios y ruedas. Un mando cuelga de ella rozando el suelo y está coquetamente vestida con las sabanas y anagramas del lugar. Al fondo, ventanas enormes recorren toda la pared, con una persiana y unos cristales gordos ligeramente tintados y diseñadas para una mínima apertura. Y esta es otra ¿A quien se le ocurrió que las ventanas de los hospitales no puedan abrirse más de 10 cm.? ¿Temen suicidios colectivos, que los pacientes se pongan a tender ropa o a tomar el sol? A ver, que me lo expliquen (que seguro que lo hacen porque tienen contestación para todo). 

La habitación de una hospital es un sitio muy peculiar. No es como la habitación de un hotel donde sigues siendo tú, están tus cosas, la ordenas como quieres, tienes tus horarios, entras y sales, puedes incluso estar de incógnito. La habitación de un hospital es un sitio dónde no eres tú. O eres poco tú. Y la cama que te toca nunca la consideras tu cama. La llamas mi cama pero no la consideras así. Pues bien, la cama que me toca es la mas cercana a la ventana. Otra vez estoy de suerte, podría ver a los pajarillos si se acercaban, a las nubes si se nublaba y a las estrellas de noche. Biieeeeeen. Se podía decir que estaría en la ultima cama de la ultima habitación del ultimo punto de control de la ultima planta del ultimo hospital (porque es el mas periférico) de Madrid. Todo un récord.

Me dispuse a mandarle un mensaje por whatsapp a unos amigos que
me pidieron que le diera el dato de qué habitación iba a ocupar porque vendrían esa misma tarde. Y no me dejaban. Parecía un ejecutivo agresivo en la bolsa de valores. Estaba ocupadísimo. Que si te vamos a medir la tensión, que si te vamos a dar este folleto explicativo (leételo), que si te vamos abrir una vía (suena chungo eso de abrir una vía ¿no?), que si toma las toallas y la esponja, que si te presento a quien te va a operar (encantado, ...... o no. Luego te digo), que si para ver la tele tienes que comprar un bono y ya te diremos donde (para ver Sálvame! estoy yo ahora, si), que si firma esta autorización (¿para que?, si ya he firmado no se cuantas), que si ....... ¡¡¡hostias ya!!!. Venga vale, me ducho y me relajo un poco.

Me dirijo al baño que hay en mi propia habitación, aunque la enfermera insistía en que había otro no se donde haciendo incapié de que era mas amplio y mas acogedor. LLamadme raro, pero hasta sospeche que las enfermeras hacían turno en aquel otro baño detrás de
un agujerito tipo "voyeurs" para disfrutar de mi cuerpo serrano. Si no ¿a que venia tanta insistencia en la existencia de otro baño? Me lo dijeron varias y varias veces. ¡¡Si es que cuando mi imaginación vuela, no vuela, levita!!. Y así se lo dije a mi Pobrehermanomayor que zanjo la cuestión con un "tu estas zumbao""que cosas se te ocurren""anda, anda ....". Total que entro en el baño de mi habitación, aun dándole vueltas a mi interesante teoría cospirativa, me desnudo, entro en la ducha. Me unto con el curioso Betadine del que me habian hablado (que para entendernos, viene a ser un mejunje del color y textura del vinagre de Módena, y del olor del aliento de un caballo, olor que al que no estoy acostumbrado pero debe ser como este) y, como pringa bastante, me dispongo a quitármelo inmediatamente de mi piel abriendo súbitamente la llave del agua caliente. ¡Ay Dios! Esa no era la llave del agua caliente, esa era la llave del agua hirviendo. Piso la cortina al ir hacia atrás y casi me descuajeringo (para los de la E.S.O. -- descuajeringar: descalabrar, destartalar, arruinar, desvencijar, deteriorar, desarticular). Una vez controlada la temperatura del agua que emana del brazo de la ducha, me arriesgo a seguir con la operación con resultados exitosos; me quito toda la pringue. Me seco con la toalla, un tanto exfoliante por cierto por aquello de su rugosidad, e intento ponerme la bata (batín o camisón. No se como se le puede llamar eso. Nunca se lo vi puesto a nadie. Ni siquiera en esos estrambóticos desfiles de moda que salen por la tele). Digo intento porque hasta ponérmelo puedo, pero cerrarlo .....; eso ya es otra historia. Salgo de la ducha y del baño con el culo al aire y le pido a mi Pobrehermanomayor (menos mal que estaba allí; si no tendría que pedírselo a mi Pobrecuñada) que intente cerrármelo por detrás para que yo adopte un mínimo de dignidad. Mi Pobrehermanomayor es ingeniero y, por lo visto, no encuentra mayor dificultad en atar cada uno de los cuatro "rabitos" que me asoman por detrás. Mi Pobrecuñada solo es enfermera, pero de otro hospital, y dudo que sus carcajadas le hubieran ayudado mucho en el empeño. Me tumbo en la cama cual Cleopatra cargado de naturalidad con mi pose y sigo intentando comunicar con mis amigos por whatsapp, cosa que esta vez consigo.

La verdad es que, hasta este punto, estoy siendo demasiado explicito. Abreviaré un poco para que no nos den las uvas. ¡Si todavía no he llegado al meollo de la cuestión! A la operación, y ya llevo una parrafada. Aun así, no prometo nada.

Total, mientras espero que me llamen (ya digo, cual Cleopatra en su diván) aparece Pobresuegradehermanomayor (también llamada Pobremadredecuñada, un cielo de mujer a la que desde aquí le mando un beso por si acaso me lee alguna vez). Lo primero que me dice tras darme dos besos, uno por mejilla: "con esas pintas no somos nadie". Lo dice por mi atuendo. Y, además, "te han dado el modelo minifalda". Y es verdad, encima de enseñar el culo según que pose, enseño las canillas. Me hace reír por la ocurrencia y me hace recordar que tengo, gracias a mi cigüeña, gran sentido del humor.

Total, se queda conmigo en la habitación mientras los otros dos integrantes de la comitiva bajan un momento a la cafetería (¡que valor!, a ver si encuentran el camino de vuelta) a tomar algo. Ellos, pobrecillos mios, no tienen por que estar en ayunas. Consiguen volver en unos minutos y ante mi asombro, y al poco rato ya me llaman para lo que nos ocupa: la operación. Se disponen a llevarme al quirófano
diligentemente, y todo porque la celadora si que parecía saber ubicarse por allí (nació allí o algo), y al llegar, esperamos unos instantes fuera. Todo el que por allí se asoma alaba mi buen humor y predisposición. ¡Es que soy novato en esto! les decía. No se cual es la oportuna predisposición en estos casos. A ver si me estaba equivocando y debiera haber estado uraño y desconfiado. Confieso que no me dio tiempo a leer el manual de bienvenida y, por eso, no sabia cual debía ser la actitud. Igual allí lo ponía.

Entro en la sala de quirófano, y a partir de ahí solo me relaciono con féminas. Es decir, me van a urgar en el pizarrin pizarrón y en la sala en cuestión, todo son chicas. Pues vale, así por lo menos se me anima y no me deja en mal lugar.



- Hoooombre, Blaaaas. Le estábamos esperando


- Sabia que no empezaríais sin mi. Si soy la alegría de la huerta

- Claro, usted es fundamental. Así que tiene litiasis. Pues vamos a operarle.

- (tranquilizome saber que no se habían equivocado de paciente, que tenían una idea de lo que padecía, y que sabían para qué estaba allí) ¡Bien!


- Vaya ... que bien se lo toma.


- Que remedio. Si solo sé eso. Aunque yo me lo sé con nombre y


apellidos. Se que me vais a operar de L-i-t-i-a-s-i-s  u-r-e-t-e-r-a-l  d-i-s-t-a-l  d-e-r-e-c-h-a, que me he aprendido ya la palabreja, sé que me vais a meter por ahí algo que, sin anestesia, me dolería mucho, sé que vais a ser buenos y profesionales,  y por lo tanto, sé que no voy a sentir nada (¿verdad?), ....... y poco mas.

- (aparece otro rostro en mi campo de visión, entre el que me estaba hablando y la luz del techo) Jajaja (esta vez la risa sonó sincera y deshinibida, a la par que gratificante). Bueno, pues vamos a operarte (ole, por fin me tutean; me van a tocar en lo mas intimo, pero por lo menos me tutean; un detalle, ole, ole y ole; ya era hora un ápice de confianza). Y podríamos hacerlo por varios métodos, pero en tu caso se aconseja hacerlo de manera endoscópica (
otra vez para los de la E.S.O.: técnica utilizada en medicina, que consiste en la introducción de una cámara o lente dentro de un tubo o endoscopio a través de un orificio natural -y tan natural, el orificio de mi picha-, una incisión quirúrgica o una lesión para la visualización de un órgano hueco o cavidad corporal) Efectivamente, no te va a doler (esto me sonó a música celestial) y si no hay complicaciones, tardaremos poco. Vamos a aplicarte la epidural. Podría ser por anestesia local pero como estas tan flaquito, mejor la epidural.

- Por mi, y no te lo tomes a mal, como si me dais con una botella en la cabeza. Mientras no sienta nada en el momento cumbre, haced conmigo lo que sea. Eso si, cuidadín al urgar por ahí, eh  ...... y empecemos ya, por favor


- Bueno, ya no. Tranquilo hombre. En unos minutos. Cuando te haga efecto la anestesia. Anestesia que, por cierto, aun no te hemos puesto
Me ponen la epidural y me trasladan cual elefante abatido (bueno cual cabrito abatido) a la mesa de operaciones. Aquello es como la Gran Vía pero con todos los transeúntes siendo tías y vestidas cada una de un color, o eso me parece. ¡Que empacho de genero (cosa que no me molestaba) y que mareo de colores (que esto si que era mas cansino). Tu ves, si me hubiera dado tiempo en la sala de espera a descifrar el curioso código de colores, eso que tendría a delantado. Pero ya era tarde. 

Todas aparecen y desaparecen de mi vida fugazmente ¡Que barbaridad! El sueño de un soltero empedernido. Una me toma la tensión, otra me pone un telón como en los teatros a menos de un centímetro de mis narices, otra me pega pellizcos en la piernas y me pregunta si siento algo (¿miedo vale? es que es lo que siento; jajaja se me ríe y a otra
cosa), otra me mete un liquido color raro por la vía abierta, otra me pone las piernas encima de lo que usan las parturientas, otra me da conversación (¡con lo que yo charlo!, pero no estaba yo en mi mejor momento), otra me mete ropa o que se yo por debajo de la espalda para que esté, según ella, mas cómodo, otra me llena el pecho de ventosas, otra me vuelve a pellizcar (aaay, golosona) ..... Total, parecía que todas sabían lo que hacían y estaban organizadas. Yo conté (no tenia nada mejor que hacer) por lo menos diez.

Se lo había dicho antes a los que deje afuera. "Seguro que me quedo dormido" "Si me tumban, me levantan las piernas y me tocan la pilila (aunque esté con la anestesia), yo me duermo fijo" "Pues mejor", me decían. "Así se te pasa el tiempo mas rápido". Efectivamente, me dormí (si yo me conozco) y pasado el rato escucho:

- Oye

- zzzzzzzz

- OOOOYYYYYEEEEE


- zzzzzzzz

- ¡¡¡OOOOYYYYYEEEEE BLAAAAAAS!!!


- zzzzz eeiinnn

- Ya hemos terminado, Blas

- ¿Ya? Pues enhorabuena. Y que ¿todo bien? ¿Cuanto hemos tardado? (como si yo hubiera participado en la proeza)

- Todo bien. No ha habido problema

- Pues no sabes cuanto me alegro jajaja (ahora rio yo)

- Y ha sido fácil y rapidito

- Ah, ¿y ahora que?

- Pues recogemos todo, te preparamos para que vayas a la sala de reanimación, y nada mas.

Me cambian otra vez a la camilla (la de ruedas) y entonces asoma la única cara masculina del proceso. Un celador joven (al menos mas joven que yo) y serio (o al menos mas serio que yo). Me despido de todas, que se vienen asomando a mi presencia una tras otra. Las doy las gracias por todo diciéndolas que a ver si me encuentro con ellas en otra ocasión pero en otras circunstancias. A ver si nos encontramos estando ellas desnudas también, en igualdad de condiciones. Ríen al escuchar mis ocurrencias e, incluso una, una gordita, bajita y simpatiquísima hasta me espeta dos sonoros besazos en la despedida, uno por mejilla. Total, me sacan al pasillo, donde me esperan mi Pobrehemanomayor, mi Pobrecuñada y mi Pobresuegrademihermanomayor. Me saludan, se interesan por mi y mi estado, se sorprenden de mi desparpajo y mi lucidez, y se despiden hasta luego. Hasta que salga de la sala de reanimación.

Me llevan a dicha sala a través de pasillos largísimos y deshabitados. Sé que empecé mi peregrinar en el ala izquierda y en la sexta planta. No sé donde estaba el quirófano, pero en otra planta (no creo que me pasearan en el ascensor tontamente). Lo que si puedo suponer es que la dichosa sala de reanimacion estaba por lo menos en el ala derecha y en el sótano (o fuera del hospital, vete tu a saber). En todo ese peregrinar me asomo a mi bajo vientre y compruebo visual y táctilmente que se habían cumplido mis presagios; que me han sondado. Sigo escudriñando
y me empiezo a descojonar yo solo. Bueno con mi "alegre" compañía. Tengo toda la entrepierna con un color sospechosamente parecido al Betadine, eso que me di por casi todo el cuerpo horas antes, y me quité rápidamente después escaldandome vivo con ello porque me resultó pringoso. Resulta que debí aplicarme el mejunje solo en la zona afectada y, sobre todo, nunca debí quitarmelo. ¡¡¡Si es para desinfectar!!! Ante esta reacción, me pregunta mi partenaire que qué me pasa (que si estaba loco, vaya), y cuando le cuento mi descubrimiento esboza una tímida sonrisa porque, como todo el mundo sabe, los olmos no dan peras.
  
Una vez relajado despues del ataque de hilaridad, me acuerdo de la película El Resplandor. Me viene a la cabeza la escena del paseo por los pasillos y me pregunto si, como al personaje, me van a dejar allí en medio de la nada. Y se cumple. Mi colega me deja tirado en medio de uno de esos pasillos, y en doble fila, y me dice: ahora vengo. Yo, cada vez que me dejan tranquilo y en posición horizontal, maxime si me adosan otra cama deshabitada, me pego una cabezadita. Es un clásico. Y eso sucedió. Al rato, minutos, horas o días (que se yo) vuelve y me empuja apenas 10 metros mas, que si llego a saber el destino ya voy yo solo asiéndome a las paredes, picaportes y resto de mobiliario. Entramos en una sala espaciosa y desierta, y conmigo se queda el "chorrito de alegría" que me viene empujando, y una enfermera con la misma cara de Merkel (no por nada; es que se le parece mucho). Incluso se lo hago saber y me dice que se lo comentan mucho. Osea que no estoy equivocado en mi apreciación aunque sea poco original y la pobre esté hasta los ovarios de tales comentarios; cosa que le noto. Me congratulo de la alegría del ambiente y me rindo de nuevo a los brazos de Morfeo y no del todo, porque escucho así de fondo toda la conversación de estos dos personajes. No sé cuanto tiempo estoy en mi duermevela pero la conversacion me arrulla cual cuento de la niñez. Que si hay que ver como están las cosas, que yo (por él) no estoy dispuesto a pasar por el aro, que mira cuantos gilipollas nos rodean, que hay que ver que meses de verano nos esperan, que mira que desfachatez tienen tal, tal y tal, que a mi me quedan pocos días para las vacaciones y estoy deseando perderos de vista (eso ella), que a lo mejor cuando vuelva esto se ha convertido en un todo a cien, que si bla-bla-bla, etc .....

Me vuelven a despertar, no se cuanto tiempo después y me dicen que me llevaran a planta. Les digo que estupendo, que ese parece el final de mi periplo y que estoy deseando concluir por hoy. Les comento que, menos mal que no soy un inspector de sanidad, ni amigo de una tal Puri, ni de un tal Alfonso (a los que habían puesto a caer de un burro durante mis sueños), porque ya les había valido el desahogo vespertino. Me explican que están un tanto quemados con lo que está ocurriendo en la sanidad española, cosa que entiendo perfectamente.
Me despido de ella y continuo con él hasta planta, encomendándome por el camino a San Cristóbal. ¡No veas que conducción temeraria y que derrapes, aceleraciones y frenazos se gastaba ahora el conductor! Estaría a pocos minutos del final de su turno. Al llegar a mi habitación, me esperan mis Ángeles de la Guardia (tres besazos fuertes y sentidos como tres soles).

A partir de aquí ya pierdo un poco la noción del tiempo. No se muy bien ubicar los acontecimientos. Claro, tantas experiencias intensas y yo sin reloj. No recuerdo quien se va antes y cuando regresan. Solo sé que es ya por la tarde, que yo continuo en ayunas y que tengo puesta una sonda (desagrabilisima, todo hay que decirlo) y un gotero, que me atan al camastro limitando mi capacidad de movimiento y mi animo. Por la tarde-noche se suceden las visitas (otros sendos besazos para los visitantes: Luismi, Isa, Tere, Esmeralda ...) que me acortan el tiempo y me entretienen sobremanera. Llega a haber hasta 8 personas y conmigo 9. Tal es así que cuando llega una enfermera (de esas de las que suelen poner en el turno de noche, digamos que "especiales"), hace un comentario jocoso al respecto y desaparece al instante al notar lo animado de la velada. Esto me lleva a una reflexión que formularé con preguntas retóricas pero directas: ¿Quien gestiona los turnos? ¿A quien se le ocurre poner en el turno de noche a los mas antipáticos, a los menos eficientes, a los más quejicas y malhumorados, a los que tienen menos interés a aparecer en tu vida hospitalaria, a los menos veloces cuando se les llama con el pulsador, etc? Más allá de todo
esto ¿Qué fue antes el huevo o la gallina? ¿Estan en el turno de noche porque son así o son así porque están en el turno de noche? Sea como fuere, el caso es que al final de la noche llega la cena. Describir tan suculento aporte alimenticio no me levaría mas de dos lineas. Así que lo omito en este momento por no provocar "envidias".

Todos se marchan, los últimos mi Pobrecuñada y mi Pobresobrinomayor, y quedo por entero al arbitrio de mis voluntades que no pueden ser muchas porque mi capacidad de movimiento queda limitada como ya dije. Me trago todo lo que sueltan por la tele y hago zapping como nunca en mi vida. No tengo sueño, no puedo tenerlo porque me he pegado tres siestas matutinas reparadoras, y tampoco hambre (mas bien el estomago revoltoso por la cena). Lo que si tengo es un mono de tabaco impresionante y no dudo en urdir un plan para satisfacer mi necesidad, aun con mi sonda y con mi vía abierta.
Cuando me propongo algo, aunque sea disparatado, soy capaz de cualquier cosa. Consigo quitarme el mono, y varias veces. No me preguntéis como; resultaría subrealista e inverosímil. El caso es que una vez animado y liberado de mis cadenas sanitarias (la sonda y la vía; no me las quite, eh, simplemente las hice llevaderas, nunca mejor dicho), me dispuse a dar una vueltecita ya de madrugada por el hospital a la espera de que me llegara el cansancio (el sueño parece que no iba a aparecer). Otra retórica reflexión: ¿Por qué extraña circunstancia la lista de lo prohibido excede con creces la de lo permitido? ¿Y por qué ese afán en comunicártelo tanto oral como por escrito? ¿Por qué existe la figura de personal sanitario- policía-juez-carcelero preocupado por investigar si estas haciendo lo correcto, que parece perdonarte la vida y que te impone (casi) una penitencia? A partir de este momento, tomé la firme decisión de no colocar mi aliento (mi cuerpo entero, mas bien) a menos de un metro de la nariz de nadie en una temporadita.Un hospital, de madrugada, no es precisamente la Ruta del Bacalao. Máxime cuando la edad media de quien te rodea, pacientes de Urología, ronda los 70 años y no dispone de mucha variedad de genero. No me equivoco si digo que, al menos esa madrugada, yo era el único "marchosillo" habitante del lugar. Mi principal preocupación en mi nocturno deambular autónomo era el de saber volver al nido después de la experiencia. No me encontré con (casi) nadie. Al menos, nadie me vio. Ni paciente, ni sanitario, ni seguridad, ni familiar de paciente, ni medio-pensionista. Todos dormían, menos yo. La banda sonora de la película se apañaría con una sucesión de ronquidos espasmódicos y variados. Ante el plan nocturno que se me proponía, decido volver y el caso es que lo conseguí no sin cierta dificultad (uno fue scout pero eso de los puntos cardinales, las constelaciones y las estrellas no te sirve de mucho en los pasillos de un hospital, lo aseguro) y eso si, cansado ya. No somnoliento, pero si cansado. Y esa es otra. ¿Como se las puede arreglar alguien que duerme habitualmente boca abajo con una sonda (ahí) y con una vía abierta (allá)? ¡¡ Kamasutra!! Manifiestate ante mi, por Dios. Échame una mano. Pues decidí que lo mejor era poner la cama con la parte del dorso hacia arriba, el culo para abajo y los pies para arriba también. Cómodo, ¿verdad?. Y todo eso porque pensé que, si en lo inconsciente de mis sueños decidía volverme hacia abajo con la consiguiente liadera de cables, encontraría mayor dificultad en la postura (a menos que fuera contorsionista, que creo que no). Descubro las mil y una posiciones de una cama de hospital y río a carcajadas en el silencio de la noche (cualquiera que me escuchara, fliparía) viendo lo absurdo del momento y pensando que, si se me va la mano con el mando, me quedo cual sandwich vegetal porque entonces eso es precisamente lo que hacia, vegetaba. Una terrible aprensión me asalta y temo que al darle a uno de esos botones o bien el respaldo caerá a plomo, o lo de los pies se subirá de golpe o lo peor de todo se plegará en V y me atrapará dentro. Y ahí estoy yo, a las tantas de la madrugada, acccionando todos los botones del mando e intentando encontrar la postura mas incomoda, la que me hiciera evitar volverme boca abajo. Lo consigo y, después de unos segundos viendo la (aburrida) programación nocturna habitual, quedo hecho un cuatro casi perfecto y dormido boca arriba.

......................................................................................................................................................................................................................................................................................................

Me salto algunas horas, con sus consiguientes experiencias, y paso a mi salida del hospital. Esa mañana despierto temprano, a las 7 o así. La tele continua encendida dándome cobertura informativa de cuanto sucede en el exterior.
A las 8 y pico o así aparece mi urólogo con una chica (medico yo creo también; y sordomuda, porque no articulo palabra. Bueno si, dijo hola la muchacha) y me comunica que esa misma mañana se producirá el ansiado alta. Se presentan ante mi como José Luis Moreno y su muñeco Monchito, el de la voz de afeminada. Él (como mal ventrílocuo que es) no para de mover la boca emitiendo sonidos y ella (como muñeco que es), ni se mueve. Miento; ella si que mueve la boca, pero no emite sonido, es que masca chicle. Como ven que la bolsa que contiene mis desechos líquidos esta llena y de un color sospechosamente no amarillo (granate mas bien), acuden a la enfermera para que me la cambie, y le dan instrucciones (él; ella no habla) respecto de que cosa meterme vía intravenosa. Me pone encima de mi abdomen sendos papeles a los que tengo que adosar sendas firmas. ¿Por qué te piden consentimiento-permiso para todo lo que hacen contigo? Que ocurre ¿es que necesitan apoyo moral? En lugar de tanta firmita ¿no bastarían sendos golpecitos confianzudos en la espalda? Y, por otro lado ¿Por qué no le explican al personal sanitario el concepto de "lo urgente"?, porque su concepto de ello no coincide con lo escrito en los diccionarios. Si resulta que debía abandonar el hospital aquella misma mañana, ¿por qué me da la impresión que algunas enfermeras (no todas) no lo sabían o se hacían las locas?Aparecen por allí las que te traen el desayuno, bueno el purgante (café) y el mojante (galletas insípidas). Aparece la que te trae la ropa y ante la información de que, probablemente (ya no estaba tan seguro), abandonaría el hospital antes de la puesta de sol, me deja únicamente la famosa toalla exfoliante y una esponja que vengo notando que no absorbe líquidos, es mas bien como una bayeta. Aparece la que friega la habitación con una marcha y unas ganas de conversación inusuales a esas altas horas de la mañana. ¡¡que energías, por Dios!! Aprovechando que acababa de limpiar el baño y que el presunto café estaba surtiendo sus efectos (¿despertarme? noooo; provocándome una súbita y urgente evacuación) decido ducharme y dejarla con sus quehaceres domésticos. En eso que aparece la enfermera (la mas simpática y diligente):

- ¿Donde va?

- Te he dicho que me tutees, por favor. Que me hacer mas viejo

- Bueno, pues ¿donde vas?

- Al baño. Pretendo ducharme (no le iba a hablar de mi incontinencia) 


- ¿Y vas con la bolsa de la sonda en una mano y con la bolsa del antibiótico en la otra?.

- ¡Que remedio! No encuentro otra forma mejor de hacerlo

- Anda, anda. Ven que te voy a quitar la sonda y como tengo que cambiarte el antibiótico, te lo quito y luego vengo con el nuevo
Aquí surge otro de los momentos subrealistas de mi estancia hospitalaria. Allí que me hayo yo, con una bolsa en cada mano, de pie y con las piernas abiertas, con la falda "remangá" y como la canción, luciendo las pantorrillas, y con mi enfermera casi de rodillas tratando de pegar el (temido por mi) estirón desde mi sufrido apéndice. A la escena hay que añadir que la limpiadora deja de accionar la escoba y clava sus ojos en mi entrepierna. He de decir que la experiencia no resulto ser tan desagradable como pensaba. ¡Que tacto tiene mi enfermera favorita!

- Ves. A que no ha sido para tanto

- Pues no. Eres mi héroe (me tiene enamorao esta chica y, después de tantos momentos intimos, mas)

- Es solo experiencia. Y, además, la mente es la que funciona jaja

(si supiera esta chica hasta donde llega mi mente si la dejan, y mi imaginación)

Total que me meto en el baño y procedo a mi ducha. ¡Mucho mejor!. Usar las dos manos para ducharte no tiene comparación a sentirte esposado. Salgo después de usar la toalla exfoliante y al ratito, como si me estuviera esperando, llega mi enfermera favorita. Por cierto ¿a que no sabéis como se llamaba mi enfermera favorita? ¡que tremenda desfachatez! Se llamaba Dolores. Yo ya le decía que no le pegaba el nombre, que Remedios, Milagros, Barbara o incluso Amor serian mas apropiados, y ella me decía que le habían hecho
ya demasiados chistes al respecto. Nunca quise ser poco original ni hacer mas mella en el asunto y siempre pasaba a otro tema, no sin que se me escapara cierta sonririta burlona y socarrona cada vez. Me pone el antibiotico novedoso y me deja solo. Notad que en ningún momento hablo de acompañante en mi habitación. Uy, si hubiera habido acompañante, necesito bastantes parrafadas mas para explicar mi estancia hospitalaria porque seguro que me hubiera dado mucho juego. Pero no lo lamento. Las enfermedades, mejor pasarlas en solitario. Paso la mañana viendo la tele (Espejo Publico, Las Mañanas de Cuatro, Al Rojo Vivo, y tal) mientras llamo a casi todos con la buena nueva de mi futura alta hospitalaria. Muchos se ofrecen a venir y acompañarme en tan esperado momento pero, educadamente, declino todos los ofrecimientos porque entre otras cosas ...... ¡¡¡no sé cuando se va a dar!!! Me dicen que para después de comer, pero nunca se sabe.Llega mi "comidaporllamarlodealgunamanera", comida que aparto con desdén tras una breve vista aérea. Nada de lo que traen se puede masticar, bueno los cubiertos de plástico y dos lonchitas de pavo escondidas en un tupper-tipoKinder. Me tomo solo la cuajada. ¡¡Y eso que no me gusta!! ¡¡¡Que mania de que me aficione al pavo!!! porque ya me lo trajeron en la cena anterior. ¡¡¡Si no lo pruebo ni cuando toca!!!, por Navidad.

Aparece la enfermera, mi favorita no, otra; y con cara de sargento de la Legión que me recrimina, no sin cierto automatismo en sus palabras (ya tenia experiencia en ello, vaya), no haberme portado bien con la comida. Le digo que la comida tampoco se ha portado bien conmigo y que llega tarde, que no va a poder cartigarme sin postre. Después de la de cal, siempre suele venir la de arena, o al reves (nunca supe cual es la buena) y me dice que llegó la hora. Que me quitarán la vía y que, tranquilamente y sin hacerme el valiente, me vaya vistiendo de calle. Que vaya recogiendo mis cosas pausadamente y que abandone la estancia cuando crea conveniente sin tramite alguno previo. Desde que me quitan la vía hasta que estoy vestido y con la maleta hecha no median ni 10 minutos. ¡pos no tenia yo ganas! Tardo mucho mas que todo eso esperando en el pasillo a que aparezca mi Dolores para despedirme de ella. ¡Que maja!¡y que simpática hasta el final! Si es que me tiene enamorado, como le digo en mi despedida provocando el rubor en sus mejillas y el brillo en sus ojos. Después de sendos piropos profesionales, anímicos y fisicos (completita ella en sus cualidades, y completito yo en mis halagos) me despido, agradeciendole su buen hacer y su mejor decir en mi visita hospitalaria.

Según voy saliendo, sin saber muy bien por donde, solo tengo en mente una cosa: fumarme dos cigarros seguidos, o mas (ya veré). Es lo primero que echo de menos. Salgo, cruzo la calle y enciendo el
primero de mis pitillos. Hace un calor horrible en aquella acera y pega el sol de lo lindo. Me meto en los soportales de la cafetería y continuo llamando a gente con la buena nueva ya efectiva. Declino amable, sincera y nuevamente ofrecimientos de voluntariosos choferes improvisados y entro en la cafetería para degustar un café de los llamados "en condiciones", con su crema, calentito y su doble de azúcar. Decir que la cafeteria se encuentra situada en el mismo edificio por donde se acceden a los trenes de cercanias (no al metro). En esto que se me acerca un tipo con peor cara que los que he venido viendo estos dias en el hospital y me pide dinero para un presunto billete a Burgos. El caso es que me sonaba su cara; era la misma del tipo que en agosto pasado me pidio dinero en la Estacion Sur de Autobuses para otro presunto billete aBurgos (habia cambiado el lugar de trabajo, pero ni de trabajo ni de destino). Me conmuevo con el 10 meses despúes, me solidarizo y tras disertar unos instantes con él de lo dificil que es conseguir un billete a Burgos desde Madrid, ya sea en tren o en autobús, entro definitivamente en la cafeteria. Una vez dentro, me animo a un segundo café y hasta me pido dos bollos, acto inusual en mi pero, como no había comido. Dos cigarros, dos cafés y dos bollos. Sé que ese no debiera ser el orden pero así se dio la tarde. El numero dos me perseguía. Noto también como, de un máximo de diez, el nivel de la batería de mi móvil esta en el ...... (siiiiii) dos. En ese momento recapacito y advierto como en ningún momento creo recordar haber cogido el cargador del enchufe próximo a mi cama, donde ha vivido todos estos días. No me digas. ¡A que me he dejado el cargador en la habitación y debo volver a buscarlo con la consiguiente contrariedad manifiesta!. Urgo en mis pertenencias y compruebo feacientemente que si, que definitivamente si ....... que soy un idiota.

Para no hacer el final excesivamente tedioso:
si di con mi antigua habitación
si dicha dependencia se hayaba de nuevo ocupada
si allí seguía mi cargador
si me tropecé de nuevo con mi enfermera favorita
si me encontré con algún familiar o amigo despistao
......... si alguna vez puse fin a mi experiencia hospitalaria

LO DEJO PARA UN PRÓXIMO POST







- MIS (PROPIAS) MENTIRAS -


Y resulta que todo era mentira. Pero cuan ingenuos fuimos (somos y seremos). Resulta que ni llegué a este mundo volando desde París, ni mi copiloto era una cigüeña, ni siquiera pude dar la más mínima instrucción respecto de adonde me llevara. Y yo desarrollando una inútil simpatía-agradecimiento por el buen ojo que creí que tuvo. Resulta que los Reyes Magos no me visitaron nunca, ni leyeron jamás ninguna de mis afanosas cartas, ni venían con hambre, ni degustaban los vasos de leche ni las galletas que les dejaba, ni vieron jamas mis calcetines ni mi árbol de navidad, ni venían de extremo oriente, ni nada y, últimamente, voy y me entero que ni siquiera eran tan exóticos, que eran andaluces; paisanos vamos. Resulta que el Ratoncito Pérez, tan majete él, no sabia de mis mellas en mi niñez y tenia la misma presencia física que aquellos "majos" reyes o que el hombre del saco, es decir, ninguna. Ahora va y resulta que mis seres queridos fallecidos no velaban por mí, ni me veían desde el cielo y mis deseos tampoco se cumplían por más que los repitiera apretando los ojos; dependían de variables más complejas. Tampoco todos los niños éramos iguales, ni todas las armas de juguete, ni todos éramos inmortales, ni la máxima autoridad, mi madre. Resulta que la lista de los reyes godos y la raíz cuadrada, por mucho que se empeñara el profesor en ello, nos iba a valer para poco en la vida. Ni el Everest es la montaña más alta del planeta ni Graham Bell fue el inventor del teléfono.


Últimamente sabemos que las avestruces no entierran la cabeza ante el peligro, que los ciempiés no tienen 100 patas, que existen más de tres estados de la materia, que Mozart no se llamaba Amadeus, que su auténtico nombre era Joannes Chrysostomus Wolfgangus Theophilus Mozart, que en el vudú no se usan muñecos con alfileres, que esa práctica pertenece a la brujería europea, que Marte no es de color rojo, que podría ser marrón, naranja o amarillo, porque realmente aún lo desconocemos, que el champán es alemán (un siglo antes los burgundios, un pueblo germano, ya conocían esta bebida) aunque los franceses se lo atribuyan al monje francés Dom Perignon, que tenemos menos cerebro que una hormiga... si lo medimos en relación con nuestros respectivos tamaños, que dormir rodeado de plantas no es peligroso, que los toros no se excitan al ver el color rojo, que de hecho, ni siquiera pueden distinguirlo, ya que estos animales son daltónicos y solo son capaces de diferenciar el blanco, negro y algunos tonos de gris. Resulta que casi todo era mentira o, por lo menos, incierto. Resulta que ni siquiera es del todo exacto aquello de que "en este mundo traidor, nada es verdad ni es mentira; todo es según el color del cristal con que se mira". Es más, si alguien te dice que no miente nunca te está mintiendo descaradamente.



Resulta que nacimos entre mentiras, crecimos entre ellas y, probablemente, nos acompañaran hasta el final de nuestros días. Aprendimos a dudar de casi todo según íbamos descubriendolas y fuimos (somos y seremos) extraordinariamente ingenuos. Bastaba que alguien, nuestros padres o educadores por ejemplo, o algo, la tele o la moral, nos dijera cualquier cosa y, como gozaban de nuestra confianza, los creiamos a pie juntillas. No se coge antes a un
mentiroso que a un cojo. Si es mentiroso profesional, no; se corre menos, eso si, pero si es profesional, se coge tarde.

Resulta que cualquiera que te diga que no podría vivir sin trabajar, que no le tiene miedo a la muerte, que nunca le deseó el mal a nadie, que en cualquier momento deja de fumar, que admira y que nunca envidia, que acepta todas las criticas, que si volviera a nacer haría lo mismo, que a sus hijos les da plena libertad, que lo que vale es la intención, que te conoce mejor que a él mismo, que se lleva bien con todo el mundo, que no le compran ni con todo el oro del mundo, que no piensa en nada cuando le preguntas ...... miente como un vellaco. La próxima vez que escuches alguna de estas, solo haz una risa fingida (casi imperceptible al ojo humano) y di algo rápido, algo que indudablemente lo haga pensar en lo que dijo y en que a ti te lo va a decir... Lo mejor en estos casos es hacer que el/ella sientan lo que se puede llamar "pena ajena".


Este es el listado de las mentiras... que sin duda todos, absolutamente todos hemos usado alguna vez: 

 1.  Este año si me pongo a estudiar.
 2.  No te va a doler.
 3.  Una mas y nos vamos.
 4.  Solo veo si tengo correo y me desconecto.
 5.  Nunca vuelvo a beber.
 6.  ¿Que yo te debo? Ni me acordaba.
 7.  Pero agente ... si pasé en amarillo.
 8.  Págalo porfavor y mañana te lo devuelvo.
 9.  Se me perdio tu teléfono.
10. Si, el coche es mío.
11. Justo estaba pensando en ti...
12. Solo somos amigos.
13. Se cayó solo y se rompió.
14. Te estuve llamando pero sonaba ocupado.
15. Llego en 5 minutos.
16. Te juro que nunca lo pensé.
17. Llámame luego que ahora no puedo atenderte.
18. Pero estaba allí, es que no nos vimos.
19. Ayer soñé contigo.
20. Pensé que era mañana.
21. Se cayó el servidor.
22. Se fue la luz.
23. Tranquilo, yo te llamo.
24. Ya estaba así cuando llegué.
25. Yo nunca digo mentiras.
26. No vuelvo a repetir posts...
Y que decir de las estadísticas. Interviene en nuestras vidas como la mejor forma de mentir sin decir mentira. Si tu te comes 4 pollos y yo ninguno, la estadística puede llegar a demostrar que nos hemos puesto (ambos) como el Kiko y no es cierto. Como el Kiko te has puesto tu; yo ni lo he probao. Otro caso: "la mujer ocupa el doble de tiempo que el hombre en tareas domesticas". Esto puede significar lo que creo que significa, que la mujer se ocupa de las tareas del hogar más que el hombre; pero siempre habrá quien diga que la mujer es tan torpe que necesita el doble de tiempo para las mismas tareas. A veces ves imágenes aéreas de una manifestación y, a menos que te pongas a contarlos tu mismo, nunca sabrás cuantos hay. Los organizadores siempre dicen que asistieron muchísimos mas que el Ministerio del Interior.

Mark Twain alguna vez dijo, una mentira puede darle la vuelta al mundo antes de que la verdad tenga tiempo de ponerse las botas. ¿O fue Winston Churchill quien lo dijo? ¿O fue Groucho Marx? ¿O el autor británico Terry Pratchett? Internet lo decide. Es probable que todos los mencionados hayan parafraseado este antiguo proverbio si lo buscas en internet, lo cual nos lleva a ¿es cierto todo lo que podemos leer en la pantalla del ordenador cuando buscamos algo en internet? Decididamente no. En un estudio de la Universidad de Stanford de tuits producidos tras el terremoto en Chile en 2010, alrededor del 96% de los mensajes que contenían información fidedigna fueron posteriormente "afirmados" por usuarios, mientras que menos del 50% de los rumores falsos fueron "negados" Esto dice mucho de la voluntad humana y del afán que ponemos en nuestros actos. Internet es un lugar donde los rumores y mentiras corren a gran velocidad. ¿Os acordais del turista a punto de morir en las torres gemelas?. El tipo de pie en el World Trade Center con un avión detrás de él a punto de chocar, supuestamente. Pues bien, la fotografía es del 9/11. Esa foto se propagó por Internet rápidamente y todavía hoy está dando vueltas. Al final resultó ser un engaño, pero mucha gente se creyó y cree hoy día que es real.


Ahora me coloco en el papel de varón heterosexual (un tanto jodido direis vosotras) y proclamo: 
- que no todas las que dicen ser vírgenes resultaron serlo efectivamente
- que cuando una mujer te dice ¿como?, te ha escuchado; lo que pasa es que te está dando tiempo para que cambies el relato
- que a las mujeres no les duele tantas veces la cabeza; seria inaguantable
- que si una mujer no recuerda algo es porque la conviene
- que si se autoproclama como no celosa, es casi peor; estas con una celosa mentirosa, que lo sepas
- que si un día decide montárselo con otro, nunca te vas a enterar; son mucho mas inteligentes que nosotros, asi que mejor no andes con fantasmas en la cabeza
- que siempre les va a fastidiar que tu no te actives cuando ellas están dispuestas aunque te muestren su lado más maternal y le resten importancia
- que algunos de sus amigos gays las ponen aunque no lo reconozcan
- que eso que ves puede no ser real. Existen uñas postizas, siliconas, fajas, maquillajes, tintes, depiladoras, rellenos, perfumes.... 

Pero eso si, siempre preferirán a un hombre sincero. Si te pillan en la más mínima utilizarán esa información de por vida y nada de lo que digas a partir de entonces resultará una realidad clara y diáfana. Tus palabras se pondrán en cuarentena inevitablemente y todo por un "si, si ya voy para allá"

Resulta que con los condones no se tiene sexo seguro, se tiene sexo saludable cuando se tiene pero nada más. Algunos/as se compran cajas y cajas de preservativos creyendo que con eso está todo hecho y siguen sin copular. Porque nadie tiene la seguridad plena en este acto, ni la mas bella y díscola dama, ni el mas apuesto y acaudalado caballero. Resulta que es posible fingir un orgasmo, incluso masculino; que las palabras no se las lleva el viento, en el amor no por lo menos; ellas te las recordaran machaconamente durante toda una vida. Resulta que no
siempre se valora mucho más la inteligencia que la belleza. Resulta que nuestros novio/as no eran tan alegres, amorosos/as, sociables, considerados/as, cultos/as, sinceros/as y maravillosos/as como parecían; que, aún a riesgo de parecer escatólogico, se urgan la nariz, eructan y se peen. ¡Pos claro que si!. Resulta que la belleza no es para siempre; la exterior no desde luego. Que la principal causa del divorcio no era el desamor, era el matrimonio mismo, el contrato, la seguridad de disponer del otro. Que la media naranja tiene la acidez típica de todos los cítricos y que se puede agriar aun mas si no le pones dulce (también llamada dulzura). Resulta que al amor, la mentira lo hiere lentamente. Pero es que la verdad lo mata fulminantemente. Ni el/la más fuerte soportaría que le dijeramos clara y abiertamente lo que verdaderamente pensamos de ellos/ellas. Entonces, ¿que hacer?. Dosificar tanto las verdades como las mentiras. Todos lo hacemos. La diferencia está en determinar en beneficio de quien, en determinar si queremos ser egoistas o altruistas en esto.




Resulta que no había que preocuparse por los regalos y dádivas que te proporcionaria la vida con un poco de suerte. Resulta que esa suerte no existe; existe el azar, la casualidad y si me apuran el destino pero no la suerte entendida como la conjunción de todas las situaciones y condiciones necesarias para el éxito. Resulta que en lugar de preocuparnos por lo que se nos pueda dar sin esfuerzo alguno había que preocuparse por lo que estamos dispuestos a poner en juego e implicar en nuestras vidas porque lo que nos ocurre es más fruto de nuestras propias acciones que de otra cosa. El hombre, como dijo Ortega y Gasset, es el hombre y sus circunstancias, pero las circustancias pesan menos que el hombre mismo y se pueden (deben) cambiar.
Queria obviar los apuntes políticos en todo este relato, pero no me resisto a dar alguna que otra pincelada. Resulta que cuando murió Franco, no llegó la democracia por arte de virle virloque; que había que conquistarla y en eso estamos. Que la separación de poderes tan manida por Montesquieu no era tan rigurosamente cierta; no aquí ni ahora. Resulta que veniamos olvidandonos del puñetero poder económico y de su firme voluntad de doblegarnos. Que el poder, en (esta) democracia no reside en el pueblo, que no tenemos tanto derecho a una vivienda ni a un trabajo dignos. Resulta que, en esta política y hasta ahora, todo es de color violeta, ni rojo ni azul. Resulta que siendo violeta, a los ciudadanos nos parece gris por puro daltonismo existencial. Resulta que los ricos son menos culpables que los pobres, que tienen mas razón y son mas virtuosos. Que la monarquia no era el régimen político menos malo ni el que necesariamente necesitabamos. Que el que necesitamos y debieramos requerir es el más honesto se llame como se llame; como si lo tenemos que inventar aún. Resulta que existen otros mundos, ninguno de los cuales estan aqui, ni estarán sin nuestro decidido propósito. Resulta que el dinero es cobarde y la familia, valiente. Que el hecho de que nos pregunten cada cuatro años no soluciona nada si luego dicen (y hacen) Diego donde dijeron digo. Resulta que no sobraban funcionarios, sino politicos; sobre todo aquellos que pueden fijar sus sueldos a su antojo e inundan de primos y cuñados a la administración. Resulta que no debemos preocuparnos por si nos suben o bajan los impuestos, sino por si los administran adecuadamente. Etc, etc ...
 


Y que se puede decir mas de la mentira o el engaño. Si ya queda demostrado que algunas especies de animales, las mas inteligentes, son capaces de mentir en provecho propio. Se ha comprobado que determinado grupo de primates (mono araña, mono ardilla, mono aullador y capuchino) dan falsas llamadas de alarma que indican la presencia de depredadores para ahuyentar a los compañeros y poder así comerse a solas los alimentos que otros encuentran y que dejan abandonados por temor a ser devorados. Es decir, manipulan lo que otros piensan en un momento dado mediante la mentira, una capacidad difícil de encontrar en otros primates no humanos y que prueba la enorme inteligencia de estos animales.
Hay quien dice que 'Una mentira que te haga feliz vale más que una verdad que te amargue toda una vida'. Se viene llamando mentira piadosa y es necesaria. Eso si, en contadas y justificadas ocasiones. Por otro lado, no todo el mundo tiene la inteligencia emocional suficiente para soportar todas las verdades del mundo mundial. No sabrían que hacer con ellas y, lo que es peor, nunca te la perdonarían. Yo, particularmente, prefiero callar que decir mentira; si alguien me pregunta insistentemente cuento la (mi) verdad; si creo que le va a doler a lo más que llego es a decir "no lo quieras escuchar" tantas veces como sean necesarias (y la cantidad de ellas las administro yo, estaría bueno) y si, aún así insiste, se la espeto y que se joda. En cuanto a si prefiero que me digan la verdad o no, prefiero que si. Pero también espero y deseo que no las usen como arma arrojadiza. Yo no lo hago. Dice la canción Noche de Bodas, esa compuesta por Sabina y que tan bien resulta en voces como Chavela Vargas o Martirio, en esa lista infinita de mejores deseos para una larga vida, que las verdades no tengan complejos, que las mentiras parezcan mentiras.

- DIALOGO -


Siempre he confiado en el poder de la palabra. Existen pocas cosas con más poder que una concatenación de palabras fundamentadas y sensatas. A Montesquieu, cuando nos habló de la separación de poderes que imperan hoy en dia en las democracias occidentales, se le olvidó mencionarnos el poder del dinero (yo siempre con mi tema erre que erre) ....... y el de las palabras. El poder del amor es importante también pero parece que últimamente se administra en dosis unipersonales y en la media o corta distancia. El amor universal o eterno no tiene ya demasiados adeptos y ha caído en desuso. Yo me resisto a pensar asi aunque solo sea porque no sigo modas, pero ese es otro tema. 

Mi confianza en el poder de las palabras me ha jugado malas pasadas a lo largo de toda mi vida. Difícilmente me muerdo la lengua ante una injusticia la haga quien la haga. Siempre he creído en el uso analgésico del vocabulario que puede reconducir una situación difícil. Iluso que es uno. Con el tiempo he aprendido que no conviene discutir cosas serias con idiotas. A estas alturas del campeonato prefiero darle la razón, que vuelva mas idiota si cabe a su casa y que se joda. Me precio de haber dejado relegado a un segundo plano el poder de mis puños, si es que lo tienen, por el uso indiscriminado de mis palabras en mis últimos (hago cuentas) 37 años. 

Afortunadamente, no he tenido que utilizar otro método de convicción que la razón a través de la palabra desde hace tanto tiempo que a veces pienso que, cuando aún utilizaba medios expeditivos al razonar, no disponía siquiera de extremidades; era un simple (o complejo, según se mire) espermatozoide. La última vez que recibí un impacto facial lo "degusté" sorpresivamente mientras me disponía a pasarle mis libros a mi amigo mas querido de la niñez en una época en la que ninguno de los presentes en el incidente presentaba pelos en el pecho. Luego, con la boca, mi ánimo y mi autoestima dolorosamente ensangrentados, me dispuse a aclarar el motivo de la discusión que no era otro que la profesión de mi (santa) madre. Había, en principio, disparidad de criterios: mi oponente, sin haber hecho un master ni tener mayores datos al respecto, creía que mi (adorada) madre profesaba la profesión femenina más antigua del mundo, y yo insistía en que se dedicaba a "sus labores".

Ese mismo dia llegué a varias conclusiones:
 

- que no conviene distraerse en una discusión y que, en principio, hay que colocarse a una distancia proporcional a las diferencias que tengan los contertulios.

- que las discusiones se ganan o pierden según sean las convicciones y la fe en ti mismo

- que no conviene dejar de lado la inteligencia ni la
educación ni la cultura (libros) ni siquiera cuando tu interlocutor parece no apreciarlas.

- que seguir los dictados de tu corazón y hacer que intervengan decisivamente en una discusión puede resultar beneficioso o perjudicial según contribuyan a tu ánimo.


- que desde que se inventó la famosa patada testicular, ningún enemigo es tan grande.

- que hay que identificar correctamente al enemigo y analizar el lenguaje no verbal rápidamente con el objeto de tomar las decisiones correctas (entre las
cuales se puede encontrar usar ávidamente las piernas en la dirección adecuada)

- que aquella tan manida máxima de que "dos no se pelean si uno no quiere" no es del todo cierta, al menos en el planeta Tierra. Debía sustituirse por
"basta que uno (incluso si eres tu) quiera pelea para que tengas un problema"

- que sufrir un primer revés no indica perder el enfrentamiento. Incluso puede convertirse en revulsivo y acicate de tus propias posibilidades; pensemos en las remontadas del Madrid.


- que nunca te beneficiará dejar al otro decisiones relativas a cuando, como o donde iniciar las hostilidades


- que tu seas honesto en todo el proceso no garantiza que el resto de los actores conozca siquiera el concepto. Dicho de otro modo,
que tu no seas torero y tengas claro que los toros son vegetarianos no garantiza que el toro lo sepa y/o que no te envista.

- que cuando veías películas de Kung fu en la tele, lo que realmente visionabas son coreografías resultonas difícilmente extrapolables a nivel practico. A esta misma conclusión creo que llegó este mi último oponente callejero.

Para una única experiencia, no direis que no me cundió el asunto. A partir de entonces he procurado tenerlos presente en situaciones embarazosas y gracias a ello (o al destino, nunca se sabe) no he proporcionado o degustado puñetazo alguno. Algún "enganchón" que otro, sobre todo con personajes ataviados con uniforme, con veteranos intransigentes en la Mili o con fuerzas de seguridad ciudadana en los intensos y míticos años 80 por ejemplo, pero poco más.




-COSAS QUE YA HE APRENDIDO - (lástima de mi mala memoría) -



Todos realizamos un "viaje por la vida". Y, ya que estamos en él, mejor sería que vayamos mirando por la ventanilla  y nutriéndonos de nuevas experiencias que ir sólo observando al frente para no tropezar o, lo que sería peor, viajar dormidos. Yo, particularmente, he aprendido, desaprendido y reaprendido alguna cosa (incluso de vosotros, que me leéis) como cualquier otro ser humano. A estas alturas del campeonato, aunque se me olvide a veces, ya vengo teniendo claro que:




la vida no viene con manual de instrucciones pero, afortunadamente, todos tenemos madre

para lo importante siempre se encuentra tiempo; para lo demás, simplemente excusas


se debe extraer lo mejor de cada información que nos llega. Así, por ejemplo, la Biblia indica que hay que amar al prójimo; y el Kamasutra sugiere algunas posiciones recomendables. Si se le hace caso a ambas ideas, lógicamente, la vida es mas divertida

es mejor estar solo que mal acompañado


nadie es perfecto y yo soy el ejemplo perfecto de ello


no se debe prometer cuando se está eufórico, tomar decisiones cuando se está triste, ni discutir en caliente

a veces, conviene huir de los consejos sensatos. Si no, jamás haríamos determinadas cosas

wath-zhapend-brnz:


La mejor foto que eh visto en Tambler csm!!! 
lo que vamos criticando por ahí sobre otros, dice más de nosotros mismos que de los otros


no fue un error si sabias las consecuencias, y aun así, quisiste hacerlo


pedir perdón y perdonar puede que sea cosa de humanos... pero mandar a la mierda a alguien en el momento justo es algo divino


facilita mucho las cosas tener el sentido del humor suficiente para reírse de (casi) todo, incluso de uno mismo


no se debe cambiar por nadie, sólo mejorar con quien se lo merece


el sentido común no es tan común como parece. Y que un puntito de locura, tampoco viene mal del todo


sentir gratitud o cariño y no expresarlo es como envolver un regalo y no entregarlo
ropa-marca-lider:

feeerdiaz:

I am your pigeon 🐦🐦🐦💏❤️💕

¿por qué carajos hay una bomba abajo de la cama?

quien dice siempre la verdad (o calla), puede permitirse el lujo de no tener memoria


si solo hablas tu, repites lo que ya sabes. Pero si pones empeño en escuchar puede que aprendas algo nuevo


es mejor que nos hieran con la verdad a que nos consuelen con una mentira. Que nos cuenten siempre la verdad, que ya veremos nosotros si nos duele y qué hacer. La verdad duele sólo una vez, la mentira por siempre


si no trabajas para cumplir tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos. vivir para trabajar y trabajar para vivir no es lo mismo. El conocimiento de estos ligeros matices harán más provechosa tu vida



jaidefinichon:

>:3
madurar no es otra cosa que otorgarle a las cosas la verdadera importancia que tienen

al que quiera entrar en nuestra vida, en principio, lo debemos dejar entrar; el que quiera salir, lo tenemos que dejar salir; lo que no debemos permitir es que se queden en la puerta, porque estorban


sin libertad de pensamiento no puede existir libertad de expresión, y conviene atender mas a aquella que a ésta


el amor no hay que entenderlo, basta con sentirlo y disfrutarlo


no se deben dejar asignaturas pendientes, porque el examen final se puede hacer muy cuesta arriba


no se puede ser feliz contando siempre calorías

más que lo que pensamos o decimos, lo que nos define es lo que hacemos. Encontrar la armonía entre lo que pensamos, decimos y hacemos nos acerca a la coherencia


las personas cambian por tres motivos: porque aprendan demasiado, porque sufran lo suficiente, o porque se cansen de lo mismo


el peor arrepentimiento que podemos tener no es por las cosas equivocadas que hicimos, sino por las cosas correctas que hicimos por las personas equivocadas


creer en la utopía hace que las cosas aparezcan como más alcanzables

puestos a tener memoria, mejor tenerla selectiva y recordar únicamente lo bueno


discutir con un idiota intransigente es una perdida de tiempo. Mejor darle la razón y que se vaya para su casa siendo lo que es, un perfecto imbécil


nadie muere del todo mientras  se le recuerde



si alguien quiere sacar lo mejor de nosotros, sólo le debemos pedir una cosa: que tenga cuidado con la cremallera

las mejores cosas de la vida son gratis: un paseo cogidos de la mano, la sonrisa de un niño, el sonido de los pájaros al amanecer, un beso o un abrazo, darse la vuelta en la cama cuando no te tienes que levantar, la compañía de un buen amigo, .... no tienen precio


Cover Page
los problemas más difíciles de esta vida no se van a solucionar únicamente porque pienses mucho en ellos. Actúa

es mejor querer y después perder que nunca haber querido (esto es una copla, pero qué razón tiene)


no pasa nada por no caerle bien a todo el mundo, porque no todo el mundo necesariamente debiera importarnos lo suficiente


el mejor ingrediente de una buena comida es la conversación


para ser viejo y sabio primero hay que ser joven y estúpido. Y todos hemos pasado por ahí


es preferible callar y parecer tonto, a pronunciarnos y despejar todas las dudas 



no se debe hacer caso a quien diga que no puedes. ¡¡¿Qué sabrá él?!!. Sólo tú conoces tus propios limites

las etiquetas no valen para nada. Nunca representan fielmente como es nadie


la amabilidad es una llave que abre innumerables puertas en todo el mundo


la sangre te hace pariente, pero la lealtad te hace familia

hay que saber poner punto final a algunos capítulos de nuestra vida para escribir nuevas y mejores historias


la vida es precisamente eso que ocurre mientras estás ocupado en hacer otros planes, esperado por el viernes, por ejemplo, o por las vacaciones, o trasteando con el móvil

nunca es tarde para reinventarse, sobre todo, si la dicha es buena. 


se necesita muy poco para tener o dar felicidad; e incluso eso poco que se necesita, se necesita poco


nadie aprende en cabeza ajena


los perfectos sólo se permiten el lujo a si mismos de entrar en algunos lugares. Sin embargo, los imperfectos pueden entrar en todos los sitios


d-a-l-t-o-n-i-s-m-o:

Instagram
conviene disponer de lágrimas cada vez que nos sean necesarias para alguien, incluso para nosotros mismos

la opinión que otros tengan de nosotros tiene exactamente la misma
importancia que ellos mismos tengan en nuestras vidas

la vida, como el sexo, se puede disfrutar en solitario, pero en compañía es mejor

viajar cuesta dinero, pero nos hace más ricos


debemos autoprohibirnos las sensaciones que nos hagan mucho daño y nos denigran como personas; los celos, la envidia, el rencor, la lastima, el odio ... y sensaciones similares hacen mas mella en quienes las experimentan


no merece la pena detenernos a lanzar piedras contra todo perro que nos ladre. Nos atrasará en nuestro camino


si esperamos a encontrarnos ante las condiciones perfectas, al final no vamos a hacer nada
pensamientos-de-una-lectora:

El mejor gif.♥
cuando alguien te quiere se nota, y cuando no, se nota más


nos debe fastidiar más la pasividad de los buenos que la diligencia de los malos


existen dos causas que producen todas las confusiones: no decir lo que pensamos y no hacer lo que decimos


no debemos tener miedo a que nos hablen de nuestro pasado, o a los rumores sobre nosotros. Quien sabe si podríamos enterarnos de algo que ni siquiera nosotros sabíamos que habíamos vivido


la mente es como un paracaídas, solo funciona si se abre


es extraordinariamente gratificante irse a la cama con la convicción de no haber hecho daño a nadie

kennyrivas:

Eye Sail by Raaz Photography
lo mas importante de una persona se encuentra entre sus orejas y no entre sus piernas. Vaaaale, de acuerdo, se puede disimular este convencimiento cada vez que nos sea útil, pero conviene no olvidarlo


de nada vale pegarse carreras si no se sabe muy bien adonde se va


las cosas suelen valer menos de lo que cuestan; y si es así, es por el puñetero empeño interesado de los malditos especuladores


ser libre, independiente y autónomo no es lo mismo. Y la felicidad que consigamos dependerá del interés que se adopte en armonizar tales conceptos


conviene acudir a las relaciones personales sin prejuicios previos. Tal vez, así consigamos que quienes acudan a nuestra vida tampoco los tengan


no debemos retroceder ni para coger impulso; tomarnos un descanso reflexivo y reparador si, pero sin desandar lo andado

idontreallybelongthis:

Tengo mis ojos llenos, de ganas de vos
permanecer al lado de quienes no nos roban la sonrisa ni la ilusión, se convertirá en un aliciente en nuestra vida

perdonar sin olvidar no es un verdadero perdón


lo único que cae del cielo es la lluvia o la nieve (alguna maceta, también). Mejor tratar de encontrar la felicidad nosotros mismos y a ras de suelo


un amigo es aquel que, a pesar de saberlo todo de ti, te quiere


no se debe cimentar nuestro propio bienestar sobre el malestar de otros. Todo se dar la vuelta en un instante


nunca se debe perder el crío que un día existió en nosotros. Todo lo que fluya del recuerdo de lo que un día fuimos sera puro, autentico y verdadero

no se deben tener demasiadas ideas claras y menos inamovibles. Las justas y necesarias, pero eso si, bien fundamentadas


el espíritu critico debiera acompañarnos toda nuestra vida, mientras no lesione nuestra dignidad como ser humano ni la de nadie


ayuda mucho ser un optimista compulsivo, a pesar de nuestras propias experiencias


arriesgar lo seguro por lo incierto en la persecución de un sueño, forma parte del riesgo que deberíamos estar dispuestos a asumir


debemos procurar no pensar igual que nadie, para que nadie acabe pensando por nosotros


puede resultar casi imposible reunir el tiempo, la energía y los recursos necesarios para hacer lo que realmente nos guste, pero, aun así, debemos insistir

anagb12:

Y como siempre, están las personas como yo. Que nacemos para romper la estructura. Muero todos los días.

nuestra personalidad debe formar parte de nuestra responsabilidad; nuestra actitud, mejor dejarla bajo la responsabilidad de los demás

con el tiempo aprendes a vivir con unos y a sobrevivir sin otros


para cuando vayamos llegando al final de nuestro viaje por la vida, solo debería preocuparnos que un puñadito de personas piensen que valió la pena que anduviéramos un ratito por aquí y junto a ellos


todo tiene solución menos la muerte.



Vaya, .... pues resulta que ya vengo aprendiendo bastantes cosas. ¡¡¡Lastima de mi mala memoria!!!


En "amarillito" los preceptos que menos olvido. Debería "amarillearlo" todo ya que he llegado a estas conclusiones yo mismo y (casi) solito pero, para ser honesto, no todas las tengo presentes todo el rato






¡¡¡ CUÁNTA SUERTE TENGO !!! 


En qué, ¿en elegir el numero de la lotería que va tocar?. Pues no, va a ser que no es por eso. ¿Por qué, porque me miro (que no, me observo) al espejo y me gusto? Nooo, afortunadamente no y espero que eso nunca suceda. ¿Tal vez porque encuentro alguna moneda al rescatar la ropa de otra temporada, porque la tostada se me cae del lado bueno, porque encuentro el prospecto de los medicamentos a la primera intentona, porque mi horóscopo siempre me cuenta bondades, porque no pierdo los calcetines en la lavadora, ....?. Nooooo, eso son majaderías. Entonces, ¿por qué? .... ¿por qué?

Pues porque no sé exactamente que circunstancias se dan, pero parece que sé elegir a las personas a las que quiero y que (a casi todas ellas las tengo tan engañadas que sé positivamente que) me quieren, me lo digan o no. Desde que tengo memoria, que desde luego no es mucha la verdad, siempre lo supe; salvo contadísimas ocasiones en las que la falta de rencor me hizo olvidar por pura salud mental de quienes se trata. Y siempre tuve la SUERTE de saber también que esa SUERTE depende muy mucho de una sana actitud: la de abandonar el miedo al derecho que solemos tener a predisponernos a querer de forma indiscriminada, equivocadamente o no, pero dándole especial protagonismo a lo que no se ve, a las sensaciones, a las intuiciones, a los pálpitos. Ganando, unas veces poco a poco, otras deprisa, el derecho a ser queridos por quienes merecemos. Si de algo estoy orgulloso, siempre lo dije, aparte del lugar adonde me llevó la cigüeña que me toco en SUERTE, es de ésto mismo, de conocer, como ocurre con el dinero, el verdadero valor que tienen las personas a las que quiero antes de necesitarlas. 

 
 
Y estas personas son, por SUERTE, muchas y muy variadas. Algunas, incluso, pueden llegar a extrañar. Me consta y me gusta. Tengo la extraordinaria SUERTE de tener a mi lado (o al menos, cerca de mi corazón) personas que:

- me dan el espacio vital que necesito
- ocupan, ni mas ni menos, el justo espacio que necesito que ocupen
- no se encelan de que en mi corazón quepa bastante gente (¡si es que a mi siempre me parecen pocas!)
- tienen el coraje de tirarme de las orejas cuando es necesario, y las santas narices de permanecer atentos a mis odiosas tiradas también
- han hecho conmigo y sin mi grandes cosas, pequeñas cosas, e incluso, insignificantes cosas. Todas ellas (para mi) gratificantes y enriquecedoras
- lo saben absolutamente todo de mí y se atreven a quererme los joios
- han cumplido mis expectativas, aunque sólo fuera, entre otras cosas, porque éstas ni siquiera llegaron a formularse
- dan lo mejor de si mismas en mis inmediaciones
- no me intentan cambiar, unicamente me mejoran
- tienen la extraordinaria y mágica desfachatez de decírmelo todo a la cara
- prestan la misma importancia a la calidad que a la cantidad
- estaría dispuesto a seguirlas y me seguirían hasta la misma puerta del averno, y mas allá si hiciera falta
- me hacen sentir que, al fin y al cabo, no estoy tan "zumbao"
- reconfortan mi espíritu aun cuando me halle a miles de kilómetros de mi zona de confort
- hacen que mi familia sea numerosa, aunque no vivan conmigo
- soportan mis manías (si, ya las tengo) sabedores que, bastantes de ellas, son inconscientes
- durante años no veo, ni abrazo, ni beso, pero sé que están ahí
- me han sacado de la cama cuando no sabia muy bien para qué levantarme
- retoman su punto de conexión conmigo justo en el instante en el que lo dejamos la vez anterior
- se alegran con mis alegrías y se apenan con mis penas sin que la hipocresía aparezca
- preguntan como me encuentro y se quedan a esperar la respuesta
- me han llamado 20 veces hasta que les he cogido el teléfono. Soy una calamidad
- esconden mis muchísimos defectos tras mis supuestas virtudes
- dejan construir relaciones personales solidas y duraderas
- no se sonrojan (bueno, a algun@s, les cuesta) cuando les digo por tierra, mar y aire que les quiero. Para mi es una necesidad hacerlo
- hacen útiles mis lagrimas cada vez que sean necesarias para ellas o para mi mismo
- me han guardado un espacio en sus corazones para que metiera mis miserias
- han leído muchos de mis post y han comentado, sin ambages, que me han reconocido en ellos
- agradecen, de múltiples formas y maneras, que un día se cruzaran conmigo y tuvieran la certeza de que voy a permanecer algún tiempo más junto a ellos
- me han obligado a comer, a dormir, a callar, a mejorar, a irme de vacaciones .... cuando es necesario
- han escuchado mi música sin problemas en campo propio y en campo ajeno
- soportan mis dislates políticos, sociales y personales aun pensando todo lo contrario
- ............
- han renunciado, en definitiva, a saber por qué nos queremos. Sólo prestan atención a lo verdaderamente importante, e intuyen que nuestra amistad nos beneficia a ambos


Si, definitivamente siiiii. Tengo mucha SUERTE. Por eso tal vez hace años que no escribo una carta física a los Reyes, me conformo con lo que tengo; soñar es otra cosa. Lo mejor de mi vida, con mucho, son las personas que me dejan quererlas y que un día incluí en "mi lista especial de personas que pueden despertarme de la siesta"


PIEDRITAS EN LA VENTANA
de uno de los mejores poetas, Mario Benedetti

De vez en cuando la alegría
tira piedritas contra mi ventana
Quiere avisarme que está ahí, esperando
Pero me siento calmo,
casi diría ecuánime
Voy a guardar la angustia en un escondite
y luego a tenderme cara al techo,
que es una posición gallarda y cómoda
para filtrar noticias y creerlas

Quién sabe dónde quedan mis próximas huellas
ni cuándo mi historia va a ser computada
Quién sabe qué consejos voy a inventar aún
y qué atajo hallaré para no seguirlos

Está bien no jugaré al desahucio
No tatuaré el recuerdo con olvidos
Mucho queda por decir y callar
y también quedan uvas para llenar la boca

Está bien, me doy por persuadido
Que la alegría no tire más piedritas
Abriré la ventana
Abriré la ventana.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Paginas mas populares

Sigueme en